Conecta con nosotros

Actualidad

Inesperada ola de calor ya ha causado la muerte de por lo menos 500 personas en Canadá

La ola de calor que se inició hace una semana en Canadá ya ha provocado la muerte de al menos unas 500 personas, además de decenas de incendios forestales e inundaciones en el oeste del país, y es una consecuencia directa de la crisis climática, según advierten los especialistas.

Lisa Lapointe, la directora forense de la provincia de Columbia Británica, la región más afectada por la “cúpula de calor” que empezó a afectar el pasado 25 de junio a la costa del Pacífico de Canadá, señaló en la noche del viernes que el número de muertes súbitas registradas en la última semana se eleva ya a 719.

Lapointe explicó que esta cifra es tres veces más alta de lo que es normal para ese periodo, por lo que casi 500 muertes son consecuencia de la ola de calor que disparó los termómetros en la provincia a cifras nunca antes vistas, como los 49,6 grados centigrados en el interior de Columbia Británica.

«Estamos dando a conocer esta información porque se considera probable que las condiciones meteorológicas extremas que Columbia Británica ha experimentado durante la pasada semana han sido un factor significante que ha contribuido al aumento del número de las muertes», explicó Lapointe en un comunicado.

Pero la directora forense de la provincia añadió que la cifra seguirá aumentando en los próximos días a medida que se actualice la información, ya que muchas de las personas que han muerto son individuos de elevada edad que vivían solos en hogares sin aire acondicionado o que no estaban preparados para elevadas temperaturas.

DE 3 A 500 MUERTES EN CINCO AÑOS

Para entender lo inusual y extremo de las condiciones meteorológicas vividas en la costa del Pacífico canadiense durante la última semana, Lapointe señaló que en los últimos cinco años solo se habían producido tres muertes relacionadas con el calor en la provincia.

La «cúpula de calor», como se conoce el fenómeno meteorológico consistente en una montaña de aire caliente que “se ha quedado atascada” en las capas altas de la atmósfera y no solo ha provocado centenares de muertes sino también incendios y el desbordamiento de ríos.

Los datos de este sábado del Servicio de Incendios Forestales de Columbia Británica señalan que en la última semana se han producido 245 incendios y que, en la actualidad, 176 están activos, de los que 76 se iniciaron en los últimos dos días.

Casi el 70 % de los incendios ha sido causado por relámpagos que han encontrado las perfectas condiciones de sequedad para iniciar fuegos forestales. En 15 horas entre el miércoles y jueves, se detectaron 113.000 relámpagos en Columbia Británica.

Uno de esos incendios es el que ha consumido en los últimos días la totalidad pequeña localidad de Lytton, en el interior de Columbia Británica. Lytton fue portada el pasado martes en medios de comunicación de todo el mundo cuando los termómetros en la localidad alcanzaron los 49,6 grados, el nuevo récord histórico de temperatura de Canadá.

Tras tres días consecutivos de temperaturas entre los 45 y los 49 ºC, un incendio forestal consumió en minutos el 90 % de la población. Se teme que las llamas también causaron al menos dos víctimas mortales en la localidad que tenía unos 250 habitantes.

Hoy, la “cúpula de calor” se encuentra en el interior de Canadá, en zonas septentrionales de las provincias de Manitoba y Ontario que este sábado están bajo alertas de calor extremo.

Durante los últimos días, el mensaje de los expertos ha sido claro: esto es solo el principio.

«El calentamiento global, tenemos prueba de que es real. Desgraciadamente ya lo estamos viviendo, no es el futuro. Está aquí, así que espero que la gente dedique tiempo a prepararse ya que es probable que veamos esto más a menudo», explicó Natalie Hasell, meteoróloga del Ministerio de Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá, a la cadena de televisión local CTV.

El pasado 2 de junio, poco antes del inicio de la ola de calor, el Instituto Canadiense para Opciones Climáticas, una organización independiente financiada por el Gobierno, emitió un profético estudio titulado «Los costes de salud del cambio climático».

El informe señaló que «el cambio climático no es solo una amenaza medioambiental y económica, también es una amenaza a la salud pública».

«El cambio climático-agregó el documento- empeorará las desigualdades sanitarias existentes y aumentará los costes para el sistema sanitario de Canadá y para la economía, a menos que los Gobiernos trabajen unidos para invertir en preparación y prevención». EFE

Clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones

Israel Ataca Posiciones de Hezbollah en Líbano, Aumenta la Tensión en la Frontera

En un hecho significativo, Israel lanzó ataques aéreos contra posiciones de Hezbollah en Líbano el lunes, intensificando las hostilidades a lo largo de la frontera libanesa-israelí. Yoav Gallant, Ministro de Defensa de Israel, afirmó que los ataques aéreos continuarán hasta que se garantice la seguridad de la población israelí.

Hoy temprano, aviones de combate israelíes atacaron un puesto militar en Maroun Al Ras, ubicado en el sur de Líbano. Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) informaron que varios terroristas de Hezbollah estaban dentro del puesto, y las explosiones subsiguientes indicaron la presencia de armas. Se llevaron a cabo ataques adicionales en tres puestos de observación y una instalación militar en otras áreas del sur de Líbano, como Marwahim, Taybeh, Chihine, Tayr Harfa, Kfarkela y Blida.

Las FDI enfatizaron que la actividad de Hezbollah al sur del río Litani en Líbano, incluido el uso y almacenamiento de armas, viola la Resolución 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU. Israel reafirmó su compromiso de defender sus fronteras contra cualquier amenaza.

Combates diarios

Los enfrentamientos entre Israel, Hezbollah y otros grupos palestinos en el sur de Líbano son casi diarios, especialmente desde el inicio del conflicto entre Israel y Hamas en Gaza el 7 de octubre. Esto ha llevado a tensiones crecientes en la región y al aumento más significativo de hostilidades a lo largo de la frontera entre Líbano e Israel desde la guerra de 2006 entre Israel y Hezbollah.

Hezbollah, un grupo chií, ataca actualmente el territorio israelí en apoyo a Hamas y a la causa palestina. A pesar de la escalada relativamente moderada de tensiones, Israel advierte sobre ataques más intensos si Hezbollah no se retira de la zona fronteriza.

En una reunión con su homólogo francés, Sébastien Lecornu, el Ministro Yoav Gallant destacó que una guerra en el norte sería un desafío para Israel, pero devastadora para Hezbollah y Líbano. Israel está decidido a cesar el fuego solo cuando se garantice el regreso seguro de decenas de miles de residentes israelíes evacuados en ciudades fronterizas.

Israel buscan no quiere dar tregua

Gallant afirmó que las autoridades israelíes prefieren la desescalada mediante medios diplomáticos, pero mantienen la preparación militar. Incluso si Hezbollah cesa el fuego unilateralmente, Israel no lo hará hasta asegurar el regreso seguro de las comunidades del norte a sus hogares.

El número de muertos en la zona fronteriza libanesa-israelí desde el inicio del conflicto es de al menos 226, incluidos 18 israelíes (12 soldados y seis civiles) y aproximadamente 208 personas en Líbano. Esto incluye 20 miembros de milicias palestinas, un soldado, 23 civiles (incluido un periodista y tres niños), además de miembros del grupo terrorista libanés.

El aumento gradual de la violencia ha suscitado temores de una guerra abierta entre las partes, especialmente después de que un ataque atribuido a Israel a principios de enero matara al número dos del movimiento islamista Hamas, Saleh al Arouri, en Beirut.

Continue Reading

Actualidad

Devastadoras inundaciones en Libia: La confluencia de factores que llevaron a una tragedia sin precedentes

En la madrugada del lunes, un evento catastrófico sacudió a la ciudad de Derna, en la costa de Libia, dejando a miles de personas en estado de shock y provocando una de las tragedias más mortales en la historia de África. La causa de esta devastación se atribuye a una mezcla de factores que convergieron de manera letal.

El punto de partida de esta tragedia fue una explosión que ocurrió a las 3:00 a.m. cuando la mayoría de los habitantes de Derna dormían plácidamente. Dos presas ubicadas en las montañas que rodean la ciudad colapsaron casi simultáneamente, desencadenando una gigantesca ola de agua que se precipitó sobre la ciudad costera. Barrios enteros fueron arrasados por la fuerza del agua y miles de vidas se perdieron en cuestión de minutos.

Las cifras de la tragedia son impactantes: al menos 5.000 personas han perdido la vida, según el comunicado emitido por Médicos Sin Fronteras, en lo que se ha convertido en la inundación más mortífera registrada en África en más de un siglo. Y las autoridades locales advierten que al menos 10.000 personas siguen desaparecidas, lo que aumenta la incertidumbre y el sufrimiento en la región.

Una gran tormenta

La tormenta detrás de la tragedia, denominada tormenta Daniel, inicialmente causó estragos en Grecia, Turquía y Bulgaria, cobrándose más de 20 vidas en su paso. Luego, se transformó en un medicán, un sistema meteorológico raro con características similares a los huracanes, mientras se movía sobre el Mediterráneo. La tormenta se fortaleció al interactuar con aguas inusualmente cálidas en el Mediterráneo, lo que resultó en lluvias extremadamente intensas sobre Libia el domingo, llegando a alcanzar un nuevo récord de 414 mm de precipitación en 24 horas en la ciudad de Al-Bayda.

Aunque no se puede atribuir definitivamente esta tormenta al cambio climático, los científicos destacan que el aumento de la intensidad de eventos meteorológicos extremos, como tormentas, está relacionado con el cambio climático. El calentamiento de los océanos proporciona más energía para estas tormentas, y una atmósfera más cálida puede retener más humedad, lo que resulta en precipitaciones más intensas.

Factores que llevaron a la tragedia

Sin embargo, el desastre en Derna también se vio agravado por otros factores clave:

1. Infraestructura en deterioro: Las presas que colapsaron fueron construidas hace aproximadamente medio siglo y no habían recibido mantenimiento desde 2002. Expertos habían advertido previamente sobre el riesgo de inundaciones catastróficas debido a la falta de mantenimiento de estas estructuras. La falta de inversión y cuidado en la infraestructura crítica contribuyó significativamente a la magnitud del desastre.

2. Falta de advertencias efectivas: A pesar de la naturaleza violenta de la tormenta, la falta de un sistema de alerta temprana adecuado y la inestabilidad política en el país impidieron la emisión oportuna de advertencias y la organización de evacuaciones preventivas. Esto dejó a la población vulnerable ante la creciente amenaza.

3. Historial de inundaciones: Derna tenía un historial de inundaciones debido a su ubicación geográfica y las características de las presas. Las presas de la ciudad habían sido identificadas previamente como de alto riesgo de inundación, pero las medidas necesarias para prevenir un desastre de esta magnitud no se llevaron a cabo a tiempo.

La tragedia en Derna subraya la necesidad urgente de abordar la infraestructura en deterioro, mejorar los sistemas de alerta temprana y tomar medidas concretas para mitigar los impactos del cambio climático en todo el mundo. Las comunidades afectadas por eventos climáticos extremos como este necesitan medidas de preparación y respuesta más efectivas para evitar pérdidas humanas y materiales en el futuro.

Continue Reading

Trending

Todos los Derechos Reservados Informares © | DG21